Helado de vainilla

Helado de Vainilla, el gran clásico del verano

No Gravatar

El verano es sinónimo de calor -al menos en nuestras latitudes- y suele ser la temporada en la que más nos apetece tomarnos un helado. Nuestra propuesta de hoy es el más clásico de todos, el de vainilla. De camino, vamos a repasar una de las bases de la repostería, la crema inglesa, aunque enriquecida con nata y algo más líquida que la original. Lo ideal es contar con un buen robot y una sorbetera pero no es imprescindible. En las explicaciones que ponemos al pie de la foto podéis ver cómo hacerlo de forma manual.

Talvez os sorprenda que en nuestra lista de ingredientes no figure el famoso “azúcar invertido” que tanto se menciona en la fabricación de helados y sorbetes pero os aseguramos que para esta receta no es imprescindible en absoluto: os quedará un helado cremoso con un pronunciado sabor a vainilla. En cualquier caso, prometemos tratar ampliamente el uso de este azúcar y su fabricación casera en una próxima entrada. Por el momento, os dejamos con nuestra receta:

Ingredientes: para un litro de helado

  • 150 ml de leche entera
  • 500 ml de nata (30%)
  • 1 vaina de vainilla
  • 7 yemas de huevo
  • 150 gr de azúcar

Elaboración:  (v. vídeo arriba para versión Cooking Chef)

  • Ponemos a calentar en el bol del Cooking Chef o en un cazo la leche junto con la nata. Cuando rompa el hervor, añadimos la vaina de vainilla cortada en dos y los granos que habremos desprendido con un cuchillo puntilla.
  • Hacemos la infusión de vainilla: volcamos la leche en un cuenco y dejamos que se aromatice con la vainilla durante media hora.
  • A continuación, batimos en el bol/cazo las yemas con el azúcar (5 minutos a velocidad 2) hasta que estén blanqueadas.
  • Vertemos la infusión de vainilla (previamente colada) sobre la mezcla de yemas y azúcar y ponemos a cocer a 85ºC, posición 1 remover, durante unos 10-15 minutos. Nuestra crema estará lista cuando veamos que podemos trazar una marca limpia sobre una cuchara (v. vídeo).
  • Sacamos la crema inglesa del bol, la dejamos enfriar en un cuenco que cubrimos con papel film y la guardamos en la nevera durante al menos 4 horas.
  • Montamos la sorbetera, y la ponemos en marcha y vertemos la crerma con la máquina girando (v. vídeo). Dejamos cuajar el helado durante unos 20 minutos. También podemos proceder de forma manual (v. las explicaciones abajo).
  • Una vez listo el helado, lo sacamos de la sorbetera con una lengua de gato (espátula de goma) para no arañar y lo guardamos en un recipiente hermético en el congelador. Tendremos que sacarlo 20 minutos antes de consumirlo.

1-IMG_9420

Explicaciones útiles y fútiles:

  • Cuando la crema inglesa esté lista la tenemos que cubrir con papel film, tocando la superficie ya que así evitaremos que se forme una película espesa sobre la crema. Lo ideal es guardar la crema en la nevera durante toda la noche o al menos dejarla reposar 4 horas en frío antes de trabajarla en la sorbetera.
  • Se puede preparar el helado sin sorbetera aunque resulta mucho más laborioso y casi no merece la pena ya que podéis encontrar sorbeteras por unos 20€ en tiendas como Lidl. En cualquier caso, estos son los pasos: seguimos todos los puntos hasta el penúltimo. A continuación, vertemos la crema inglesa ya terminada en un recipiente y la guardamos en el congelador. Sacamos la crema cada 15 minutos y raspamos con una lengua de gato las paredes del recipiente y mezclamos. Este detalle evitará que se formen cristales. Repetimos esta operación cada 15 minutos durante 2-3 horas hasta obtener la textura deseada.
  • Importante: al no contener conservantes artificiales, los helados caseros que contienen huevo sólo deben guardarse máximo una semana en el congelador.
Si te ha gustado este artículo, suscríbete a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site is using OpenAvatar based on