Ensalada de quinoa fd

2013, Año Internacional de la Quinoa

No Gravatar

Aunque en muchos países latinoamericanos es conocida desde tiempos inmemoriales, la quinoa o quinua lleva relativamente poco tiempo consumiéndose en Occidente; los conquistadores españoles no tuvieron a bien importarla en sus expediciones como sí lo hicieron con el tomate, las habas de chocolate y otros muchos cultivos. Para los Incas, la quinoa representaba “la madre de todas las semillas” y junto con la patata y el maíz formaba parte esencial de su dieta.

A diferencia del trigo, esta planta no es una gramínea sino una herbácea de la familia de la espinaca y de la remolacha. Es particularmente rica en proteínas (¡15%!), Omega 3, hierro y, además, no contiene gluten por lo que está particularmente indicada para las personas celíacas y los vegetarianos o veganos. Además de todas estas cualidades, esta semilla crece incluso en las zonas más áridas a más de 3.000 metros de altitud y se adapta muy bien a cualquier tipo de suelo. Conscientes de las enormes posibilidades que ofrecería el cultivo masivo de la quinoa para intentar erradicar el hambre en el mundo, la ONU ha declarado este año 2013 “Año Internacional de la Quinoa”, aunque no sabemos qué políticas se tomarán en este sentido.

Afortunadamente en nuestro país, este pseudo-cereal va haciéndose hueco poco a poco en nuestras despensas (no es un cereal pero se consume como tal) y podemos disfrutar de sus excepcionales propiedades nutritivas. En España, la quinoa se encuentra con facilidad en las secciones de dietética y productos ecológicos de los hipermercados o en las herboristerías.

En la cocina la quinoa es tan versátil como lo es como cultivo ya que lo mismo sirve de guarnición como de plato principal o postre; iremos ofreciendo distintas maneras de cocinar la quinoa; de momento os dejamos con la forma más simple de consumirla, una veraniega ensalada.

1-IMG_0014

Ensalada de Quinoa 

Ingredientes: para 4 personas

  • 250 g de quinoa blanca
  • Gambas
  • Tomatitos cereza
  • 1 Cebolleta o chalota
  • 1 trocito de pimientos rojo, amarillo y verde
  • 1 ramita de culantro o perejil
  • Unas gotas de zumo de lima o de limón
  • Aceite de oliva
  • ½ cc de sal

Elaboración:

  • Cocemos la quinoa en agua hirviendo con sal durante 12 minutos y la dejamos escurrir (dos medidas de agua por cada medida de quinoa).
  • Por otra parte, cocemos las gambas y las dejamos enfriar.
  • Mientras tanto preparamos la vinagreta con la sal, el zumo de lima y el aceite.
  • Picamos el resto de los ingredientes muy menuditos, sin olvidarnos de las gambas que teníamos reservadas.
  • Por último, mezclamos todos los ingredientes con la quinoa y lo aderezamos todo con la vinagreta.

 Explicaciones útiles y fútiles:

  • Existen varios tipos de quinoa: la rubia, la roja y la negra. Cada una tiene un sabor y una consistencia diferentes. La quinoa blanca es muy versátil y tierna mientras que la roja y la negra están más indicadas para las ensaladas por su textura más firme.
  • La quinoa tiene tantas aplicaciones como el arroz: se puede cocinar como “pilaf”, al vapor, como risottos (los famosos quinottos) o a modo de fideos en las sopas.
  • Podemos utilizar la quinoa en preparaciones saladas o dulces e incluso en la elaboración de panes, como ya veremos.
  • Ojo: Es muy importante lavar bien la quinoa para quitarle la saponina, una sustancia que la recubre y que tiene propiedades jabonosas.
  • Sabremos que la quinoa está lista cuando al cocerla (de 12 a 15 minutos), el grano esté translúcido.
Si te ha gustado este artículo, suscríbete a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site is using OpenAvatar based on