1-IMG_9384

Ensalada Romana

No Gravatar

Esta es una sorprendente y refrescante receta, muy indicada para los aperitivos de verano; la descubrimos el fin de semana pasado durante la despedida de nuestro curso de “Historia de Sevilla”: para ilustrar lo estudiado durante este año -dedicado a Roma, la Época Visigoda y el Islam-, David y su socia en Aguamiel, Charo, nos prepararon una degustación de distintos platos romanos, con la que pudimos comprobar hasta qué punto los habitantes de esta época tenían un paladar refinado (no olvidemos que estas recetas tienen ¡más de 2.000 años!). Como colofón a la cena, nuestra compañera Marina nos trajo unos deliciosos pastelitos árabes (empanadillas de cidra), que pronto pondremos en otro post.

La receta que hemos elegido para esta entrada es una de las preparaciones que más éxito obtuvo; es bastante parecida al “moretum” -el antepasado del pesto- pero a diferencia de éste no lleva ajo. Además, según Apicius, el moretum se tomaba durante el desayuno y este entrante formaba más bien parte del almuerzo.

Es una ensalada atípica, muy distinta de las que actualmente conocemos ya que, aunque también consiste en mezclar y aliñar todos los elementos que la componen, la elaboración resultante es mucho más compacta.
En cualquier caso, es una de estas preparaciones que nos permiten utilizar las hierbas que tengamos a mano, de manera que no se nos queden olvidadas en la nevera. Un detallito importante es que la podemos preparar con antelación ya que estará incluso más rica. Se puede tomar sola, como entrante, o a modo de relleno de tartaletas, etc. Nosotros hemos optado por  la “tartinade”, untada en pan.  ¡Exquisita!

3-IMG_9387 

Ingredientes:

1 manojo de cilantro
1 manojo de perejil
1 manojo de menta o hierbabuena
5 ramitas de tomillo
1 puerro grueso (sólo 2 dedos de la parte de color verde, picado en
trozos grandes)
5 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharadita de sal
¼ de taza de vinagre de vino blanco
¼ cucharadita de pimienta recién molida negra
500 gramos de queso feta
1 diente de ajo: optativo

 Elaboración:

Empezamos lavando y secando delicadamente todas las hierbas y las verduras. A continuación, les quitamos los tallos y nos quedamos solamente con las hojas.
Colocamos todos los ingredientes en una batidora, excepto el queso feta, que añadiremos más tarde.
Batimos y una vez esté bien triturado, pasamos la mezcla a un bol y le añadimos el queso feta que previamente habremos desmigado. 
Removemos todo para que quede bien mezclado, comprobamos el punto de sal y le añadimos un poquito si fuera necesario (ojo porque el queso suele estar bastante sabroso de por sí).

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site is using OpenAvatar based on